Espacio de Salvador

"siempre llenos de buen ánimo"

Lámpara para mis pasos

leave a comment »


En este caminar se hace costoso el avanzar sobre todo cuando la oscuridad borra la senda, cuando mis pies van no sé dónde: esa inseguridad, esa incertidumbre, me deja sin ánimos, sin fuerzas.

Por eso, aunque el precio sea estar rodeado de niebla, de mi propia niebla, es muy de agradecer el notar el calor de tus rayos, la iluminación de tus destellos que, aún por encima de mi ceguera, mi reorientan de nuevo.

Y tú, sin miramientos, no dudas en lanzarme tu luz aún sabiendo que su reflejo tal vez me ofusque un poco más. ¿O podría encandilarme? Tal vez, pero es tan difícil aceptar la propia pobreza, la propia incapacidad, la propia imperfección…

Ahora, con tantos otros que nos acercamos en estos momentos a ti, no ya con buenos propósitos (de eso ya me cansé hace tiempo), pero sí con el deseo de dejarme rodear e invadir por ti, por tú luz; ahora, sí, ahora que quiero dejarte venir, me dices que "te exijo". ¿Cómo que te exijo? ¿Es que pedir es obligar? ¿Es que no quieres que te pida? "Sólo se os dará el signo de Jonás", continuas.

Gracias porque me quieres sacar de mis esquemas, de mis ideas, de mis luces.

Ojalá pueda escuchar y creer la predicación del que ha estado tres días con sus tres noches en el vientre del cetáceo.

Written by Salvador Carbó

4 marzo, 2009 a 10:30

Publicado en Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: